En esta matriz infinita donde converge la ilusión y la verdad, amador y amante reconocen que son simplemente uno, en el instante en que desaparece la necesidad de la búsqueda del amor, en la desesperada satisfacción de los deseos o un alguien que te haga feliz.

No sois dos, solo existe unidad para quien despierta del sueño, y se entrega a la más prístina verdad de su presencia consciente. La idealización, la ilusión, el apego, los celos, la soledad. Se rinden en medio del beso de luz y creatividad, que se posa en quien ha dejado de ser para realmente Ser!

Quien no tuvo que renunciar a nada, ni reprimir su aparente sombra, quien se dejó de ver en el espejo porque descubrió que no es una imagen y desaprendió para saber, porque el verdadero conocimiento nace espontáneo, y da paso a la revelación.

La búsqueda termina, pues no hay destino alguno a donde ir, cuando eres todo en el todo y lo absoluto vive a través de ti. Pues la vida entera se rinde a tus pies a cada instante. Aquí lo encuentras todo, aquí te has convertido en Amador y amante, más allá de una forma, más allá de tus carencias, más allá de la misma necesidad de sentirte amado. El Amador y el amante desprovistos de un Amor idílico y soñado jamás podrían a llegar a ser dos cuando solo existe unidad. Mientras sigas pensando en dos, difícilmente disfrutaras de la unidad en la totalidad. Tatiana Hafner

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.